4 diciembre, 2020

El auge de la ultraderecha

Hasta en tres ocasiones hoy Albert Rivera calificar a Vox como partido de ultraderecha en una entrevista que le ha hecho Pepa Bueno en el programa Hoy por Hoy en la Cadena Ser, argumentando que no es un “analista político”. No voy a dar por demostrado el currículo de nadie en unos tiempos en los que la veracidad de cualquier título parece estar en entredicho, pero me imagino que como político que es, tendrá una mínima capacidad para hacer análisis. Me da que pensar entonces que ha evitado la respuesta por un simple interés electoralista, no vaya a ser que se moje demasiado y algunos de los posibles nichos electorales de su organización cojan frío.

Porque la ultraderecha está aquí; de hecho, nunca se fue. Lo que sucede es que vivimos en un momento en el que ésta parece perder el miedo y decide hacerse más visible, debido en parte a que tenemos dos partidos de derechas que, aun siéndolo, se resisten a abandonar la centralidad política, no vaya a ser que la izquierda (con centro y sin ella) les termine ganando la partida. Mientras tanto, como hemos hecho históricamente en tantas otras situaciones, la ciudadanía nos tomamos este asunto a guasa. Hacemos chascarrillos, compartimos memes y reímos chistes mientras se siguen haciendo misas en honor al dictador Franco y algunos de sus asistentes agreden a dos chicas antifascistas que tuvieron que ser escoltadas por la policía. Llamamos radicales a las Femen que irrumpieron en un acto de ultraderecha en Madrid pero tenemos que bucear en las redes porque pocos medios muestran que mientras los Cuerpos de Seguridad reducían a una de ellas, asistentes del acto golpeaban y pateaban a otra. Muchos y muchas periodistas tienen que oír insultos y amenazas simplemente por estar haciendo su trabajo: el de informar.

Qué queréis que os diga, esto va más allá de los chistes, aunque yo también los haga. Me preocupa que gente así pueda llegar a tener representación institucional. No hay más que mirar la calaña de la ultraderecha política que sí ha alcanzado representación en otros países para ver cómo las pintan.