13 julio, 2020

El paro baja en noviembre, pero de qué manera

El desempleo ha bajado en noviembre. Además, es la primera vez  en un par de años que baja en este mes. Dicho así, daría para un titular positivo y así es como lo reflejan la mayoría de medios de comunicación, pero los datos esconden una realidad muy diferente. La afiliación a la Seguridad Social ha descendido y no encontramos en ese sentido un noviembre peor desde 2013. La bajada de afiliación viene del batacazo que se ha dado el índice de ocupación en el sector hostelero, lo que demuestra cuánto seguimos dependiendo de un sector en el que el turismo tiene mucho que decir.

Que el paro baje pero también lo haga la afiliación a la Seguridad Social es una prueba de la dificultad existente en la creación de empleo. La temporalidad y la precariedad siguen siendo la nota predominante y los contratos indefinidos se establecen sólo en un 10,58%. Y luego está lo que muy pocos reflejan en sus análisis: el desempleo sigue situándose mayoritariamente a las mujeres, que además de ver cómo reciben salarios inferiores por realizar las mismas tareas tienen mayores dificultades para insertarse en el mercado laboral o simplemente para conservar sus puestos de trabajo.

Es muy difícil hablar de recuperación económica cuando la mitad de la población sigue teniendo grandes dificultades para insertarse laboralmente y cuando el total de la población activa obtiene mayoritariamente empleos precarios y temporales. Se trata este de un problema estructural que afecta directamente al consumo y a la recuperación de las familias.

España, con un 14,8% (16,4% en mujeres), tiene la segunda peor tasa de desempleo de la zona euro tras Grecia, que está en el 18,9%, mientras que la mayoría de países de la zona Euro se encuentra por debajo del 10% y muchos del 5%. Se necesita una profunda remodelación del modelo productivo que ni siquiera con la crisis se ha dado y la subida del salario mínimo, aunque puede mejorar los ingresos de muchas familias, no será suficiente para que el crecimiento del empleo tenga un buen ritmo. Y no, no tiene que producir más paro como proclama la derecha. Alemania ya lo hizo y tiene una tasa de desempleo del 3,3%

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *