4 diciembre, 2020

A bandazos por el carril derecho

Estoy dudando si calificar la situación de ayer en el Senado como broma pesada o insulto a la inteligencia. El Partido Popular mantuvo una petición de comparecencia para que el Presidente del Gobierno explicase su reunión con Quim Torra el pasado 21 de diciembre, aún a sabiendas de que Pedro Sánchez no comparecería por encontrarse en Davos de viaje oficial. No obstante, Pío García Escudero, Presidente del Senado por el Grupo Popular, inició su intervención con “constatada la ausencia del Gobierno…”.

En tiempos en el que diversos políticos, analistas y parte de la población se cuestiona la utilidad de la Cámara alta, el Partido Popular le hace un flaco favor al Senado al usarlo como si fuese un cortijo, moviendo la maquinaria de convocatoria del órgano y utilizando su mayoría absoluta para desplegar su circo.

Y es que el PP necesita convertirse en el centro de atención por razones teóricamente políticas para no seguir perdiendo electorado. Fue evidente en su último Congreso la preocupación por el auge de VOX , a quien no nombraron pero tuvieron presente en el giro a la derecha del discurso de Pablo Casado. Los próximos meses van a ser claves para la formación azul en diversos frentes. En Andalucía, Juanma Moreno evitar hablar de quien le facilitó la investidura, desviando la atención a una propuesta de construcción de una autovía Huelva-Cádiz, proyecto que fue desestimado hace años por motivos medioambientales y con una denuncia de la Comisión Europea a España ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea por no haber protegido Doñana adecuadamente. En Baleares, José Ramón Bauzá ha aireado los problemas internos y desavenencias a nivel regional del PP, denunciando sentirse desamparado por la dirección nacional; el tiempo dirá si vemos a Bauzá en otra candidatura o no. Ruth Beitia ha abandonado la candidatura del PP en Cantabria, tras una clara falta de tablas en primera línea política y una guerra que dura años en el PP cántabro. Las purgas del equipo de Casado han llegado también a Madrid, con la eliminación de los “restos” de fieles a Cristina Cifuentes.

Mientras tanto, la burbuja VOX sigue muy presente y preocupa mucho a los Populares, conscientes de que el voto de ultraderecha siempre existió, pero ahora juega al verde.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *